El euríbor toca máximos de cuatro años en plena crisis del covid-19 y encarece de nuevo las hipotecas

La crisis del coronavirus sigue empujando al euríbor a 12 meses, que en mayo ha firmado su tercera subida mensual consecutiva.

El indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España ha terminado el quinto mes del año con una media provisional del -0,08%, frente al -1,08% de abril y al -0,228% de febrero, que de momento es el mínimo del año. Se trata del nivel más elevado desde finales de 2016.

Además, es el segundo mes consecutivo que va a encarecer los préstamos para la compra de vivienda que están referenciados a este indicador y que sean revisados próximamente, ya que el año pasado por estas fechas se encontraba en el -0,134%.

No obstante, el repunte apenas se dejará notar en el bolsillo de los hipotecados. Para un préstamo de unos 120.000, el incremento de la cuota mensual no llegará a 3 euros (unos 33 euros al mes), mientras que para uno de 250.000 euros, el encarecimiento será de unos 6 euros al mes (en torno a 72 euros al año).

¿Y por qué está subiendo si nos encontramos en plena crisis del coronavirus? A pesar de que se espera que el Banco Central Europeo (BCE) mantenga los estímulos para impulsar la economía y la inflación en la eurozona (con unos tipos de interés que seguirán en mínimos y un programa de compra de deuda multimillonario sobre la mesa), lo cierto es que el mercado asegura que precisamente la situación de incertidumbre derivada del covid-19 está provocando que los bancos tengan dudas sobre la solvencia de los homólogos a los que prestan dinero (lo que subyace al índice del euríbor), de ahí que se estén produciendo repuntes.

 

 

A la vista de la evolución diaria que ha tenido el euríbor en mayo, todo apunta a que podríamos ver más subidas próximamente. Y es que, en las últimas jornadas del mes, ha llegado a situarse por debajo del -0,8%.

Sin embargo, los expertos creen que se trata de un escenario puntual y que el euríbor seguirá en terreno negativo durante bastante tiempo. El indicador lleva ya más de cuatro años por debajo del 0% y no hay señales de que pueda romper ese nivel hasta, al menos, 2022. Es en ese año cuando se espera una recuperación económica plena de los efectos del coronavirus.

Según Juan Villén, responsable de idealista/hipotecas«actualmente nos encontramos en un cruce de caminos y no sabemos hacia dónde iremos, la mayoría descuenta un escenario de tipos muy bajos durante mucho tiempo, y otros piensan que a medio plazo se va a generar mucha inflación, de ahí la subida del oro y el interés por la vivienda. Para quienes tienen una hipoteca con un vencimiento en un plazo corto de tiempo, sin duda el tipo variable será una bendición, mientras quienes se hipotequen a largo plazo, la oportunidad de los tipos fijos súper bajos actuales puede ser una manera de evitar riesgos futuros».

De hecho, y mientras el euríbor remonta poco a poco el vuelo, la firma de hipotecas fijas ha batido todos los récords. Según los datos del INE, en el mes de marzo llegaron a suponer el 53% de las operaciones, una cifra inédita hasta la fecha y que demuestra que muchos hipotecados quieren protegerse de futuros vaivenes del euríbor.

Espacio patrocinado por InmoMálaga, tu nueva inmobiliaria de confianza